Una receta en diferentes utensilios de cocina

¿Cómo cambiaría una receta si la hiciéramos en distintos utensilios de cocina? Vamos a repasar los más usados, para ver sus diferencias.

Recetas en sartén de hierro

Si hiciéramos nuestra receta en una sartén de hierro, lo primero que pasaría, seguro, es que tendría el sabor inconfundible de la comida casera. Las sartenes de hierro están en las casas desde hace muchísimos años, y duran tanto que se heredan. Así que todos tenemos en la memoria de la infancia comidas familiares hechas con ella.

También es seguro que vería realzado su aroma y sabor, puesto que el hierro se calienta rápido y cocina con viveza, respetando al máximo los ingredientes. Evita el efecto de “comida hervida” que hacen otras sartenes, así que es genial ¡para carnes!

Y tercero, ¡que sería una cocina muy saludable! Cocinar en hierro es la forma más natural de hacerlo, sin tratamientos antiadherentes, puro hierro. Tiene por contra que hay que cuidar las sartenes, y aprender a cocinar con ella.

Ah, y además, podemos mantener caliente la receta recién hecha poniendo la sartén directamente en el horno. Ya ves, un buen utensilio la sartén de hierro.

Recetas en cocotte

Si la receta escogida fuera más bien un guiso, verduras, locros…, podríamos elegir la cocotte Le Creuset para hacerla. A diferencia de la sartén de hierro, que sería más bien para dorar y saltear, la cocotte conseguiría cocciones jugosas y algo muy valioso: que la comida no se queme. Como cierra herméticamente, los alimentos se van cocinando en su jugo, conservando nutrientes y sabores. En este caso realmente nos impresionaría el sabor y la melosidad de la comida.

Elegiremos entonces esta olla de hierro colado vitrificado para recetas de cocción lenta y cocina saludable, puesto que conserva al máximo los nutrientes.

Es además un utensilio muy interesante para hacer marinados, porque no absorbe olores. Y para hacer panes, galletas grandes, bizcochos… recetas de masa, puesto que actúa como un pequeño horno.

Recetas en olla de titanio

Si elegimos estas modernas ollas para hacer la receta, podemos estar tranquilos de que no se nos pegará porque son antiadherentes. Con una olla de titanio podemos hacer de todo tranquilos, saldrá bueno y bien. Y después es muy fácil de limpiar.

Recetas en olla rápida

Con esta opción, lo que ganamos es tiempo. Sabemos que metemos todos los ingredientes en la olla, cerramos bien, llevamos a ebullición, seguimos las instrucciones de la olla y en veinte minutos tenemos unos garbanzos o lentejas sabrosos y sanos. ¡Y con ahorro energético!

Con estas ollas es muy importante una buena higiene: la válvula de salida de vapor tiene que estar siempre libre, y las gomas deben mantenerse elásticas para asegurar su cierre hermético.

Recetas en sartén de acero

Con una sartén de acero… cocinaríamos en plan profesional. Son muy rápidas, por lo que todos los ingredientes tienen que estar preparados antes de empezar la receta. La carne o el pescado se cubren con un pincel con un poco de aceite en vez de ponerlo en la sartén. Las recetas se cocinas a fuego medio/alto hasta que se sellan, y entonces se les da la vuelta. Es una cocina rápida y eficiente, especial para dorados y crujientes.

Se parecen en cierta forma a las sartenes de hierro, ¡pero son mucho más ligeras! Y no tienen tratamiento antiadherente. Ojo que también hay que cuidarlas, lavarlas con agua templada y jabón siempre a mano.

Recetas en sartén antiadherente

Son las reinas de la cocina, está claro: prácticas, ligeras, ¡todo sale bien en ellas! Eso sí, hay que ser consciente de que deben comprarse de calidad, para que nos duren muchos años en buen estado y no pongan en peligro nuestra salud desprendiendo su capa antiadherente.

Lo mejor es tener una pequeña para tortillas y crepes, y una mediana o grande para carnes, verduras y pescados. Más un wok para salteados y una plancha para cocinar sin grasa (aunque con las buenas sartenes antiadherentes se puede cocinar sin apenas aceite).

Recetas en utensilios cerámicos

Con estos utensilios también nos llevaríamos una buena sorpresa: ¡la comida no se oxida! Una manzana cortada con un cuchillo cerámico, no se pone marrón. Al no ser metálico, no produce esta reacción en los alimentos.

La cerámica de los cuchillos, peladores, mandolinas o sartenes no absorbe olores ni sabores, por lo que con ellos nos sorprenderíamos con una receta plena de sabor. Y en el caso de los cuchillos, además, con un filo impresionante durante muchos años.

Eso sí, hay que evitar los golpes, porque pueden romperse. Mejor guardarlos siempre en una funda. Son otra opción muy interesante para una cocina saludable y ecológica.

Y una última recomendación

Descubre las balanzas de nueva generación, las balanzas nutricionales, que te va a informar de todo lo que peses, además, de sus nutrientes, calorías, hidratos de carbono…

Podrás hacer tus propias listas de alimentos interesantes y los que mejor desechar, listas de la compra, etc. Te ayudará a comer con conciencia.